Desarrolla flexibilidad.

Tendrás que hacer flexiones, patear y estirarte varias veces durante tu rutina de animación. Por lo tanto, es crucial que desarrolles flexibilidad. Si quieres convertirte en una porrista, participa en actividades que te ayuden a desarrollar flexibilidad.[3] Hacer yoga es una excelente forma de desarrollar flexibilidad. Puedes tomar una clase de yoga en un gimnasio,…

Desarrolla tu resistencia.

La animación deportiva requiere de mucha resistencia, ya que estarás en movimiento y gritarás porras durante todos los juegos. Enfócate en actividades físicas que fortalezcan tu resistencia.[2] Correr o andar en bicicleta pueden ayudarte a desarrollar resistencia. Si eres miembro de un gimnasio, o si hay uno cerca de tu escuela, súbete a una máquina…

Desarrolla una voz fuerte

Deberás cantar las porras a voz en cuello durante los juegos. Por lo tanto, debes entrenar tu voz además de tu cuerpo.[5] Respira adecuadamente. Tu respiración afecta la forma en la que tu voz suena. No respires de manera poco profunda. Respira de forma prolongada y muy profunda para expandir tus pulmones con tanto aire…

Consume una dieta saludable.

De esa manera, te asegurarás de que tu cuerpo tenga la energía y fuerza suficientes para entrenar. La animación deportiva es un deporte físico que requiere de mucha resistencia. Por lo tanto, es importante que mantengas una dieta que contenga altos niveles de carbohidratos, proteínas, frutas y vegetales.[1] Asegúrate de que cada comida contenga carbohidratos…