Mantén una actitud positiva

Las porristas deben construir una imagen, así que es necesario que seas positiva. Esfuérzate por desarrollar una mentalidad positiva ya que hacerlo te ayudará a proyectar entusiasmo en los que te rodean.[8] Sé bueno contigo misma. No te digas a ti misma algo que no dirías a otra persona. Vigílate a lo largo del día…

Ten cuidado de no entrenar demasiado

Siempre debes conversar con tu doctor antes de empezar con un nuevo régimen de entrenamiento. Entrenar en exceso puede causarte algún esguince o lesión. Aunque debes esforzarte mucho para convertirte en una porrista, no hagas algo que podría causarte daño físico. Ten en cuenta las señales que indiquen que tu entrenamiento es excesivo. Probablemente sientas…

Realiza entrenamiento con pesas

Es necesario que las porristas sean fuertes porque deben realizar ejercicios durante largas horas en las prácticas y durante los juegos. Además, probablemente debas hacer rutinas de animación en las que debas levantar a otro miembro del equipo. Incorpora el entrenamiento con pesas a tu régimen regular de entrenamiento.[4] Dedícate a realizar entrenamiento con pesas…

porristas

Sabías que..?

Las porras comenzaron a finales de 1800 como muestra de apoyo a los equipos deportivos de instituciones educativas, en 1883 inicia en gran bretaña la tradición de animar a los equipos deportivos, pero no es hasta 1884 que se realiza la primera rutina de porras oficial en la universidad de Princeton en Estados Unidos.

Desarrolla flexibilidad.

Tendrás que hacer flexiones, patear y estirarte varias veces durante tu rutina de animación. Por lo tanto, es crucial que desarrolles flexibilidad. Si quieres convertirte en una porrista, participa en actividades que te ayuden a desarrollar flexibilidad.[3] Hacer yoga es una excelente forma de desarrollar flexibilidad. Puedes tomar una clase de yoga en un gimnasio,…